Rituales para Fin de año

Llevo un buen rato haciendo 3 rituales cada que va terminar un año, a parte de otros que me han tratado de inculcar desde niña, y que por cierto algunos este año los voy a mandar al carajo. Eso del calzón rojo, del borreguito y de los amuletos en general no son para mí, y pues las uvas o cualquier amuleto que me regalen, los adoptaré por compartir la magia ajena de las oportunidades que trae un nuevo año. Seguro que hay muchos rituales, pero honestaMENTE, los tres que les recomiendo me hacen ser mejor cada año, con un toque de magia y cumplen con la magia que quiero hacer en mi vida: Mi corazón y mi mente a través de mi cuerpo.

1.- Ordena tu closet: límpiate por dentro.

Este ritual me lo enseñó una chica wicca que conocí en un chat. Consiste en tener una bara de incienso y/o una vela prendida(s) e ir revisando las cosas que almacenas en tu closet. Habrá cosas que seguraMENTE llevas guardando sin usarlas y que pueden servir a otros; habrá cosas que quieras dejar porque las utilizas; habrá cosas que mantendrás porque no estas lista todavía para dejarlas ir así que no te obligues a tirarlas; habrá otras cosas que mantendrás contigo porque te recuerdan momentos felices y que el próximo año, cuando hagas este ritual, te harán preguntar y reafirmar ¿quién eres, de dónde vienes, dónde estás y a dónde vas? EvidenteMENTE si alguna cosa no te hace feliz o te trae recuerdos negativos, tírala a la basura y asegúrate de no poderla recuperar.

Lo mágico de este ritual es que te libera de rencores, te ayuda a despojarte de lo que no usas y le puede servir a otros, y a mantener contigo sólo las experiencias felices. Lo mejor, es que lo puedes hacer en cada lugar asignado a tu intimidad, como tu computadora, tu e-mail o tu escritorio.

2.- Wish List: Visualiza, planea y mantén cerca tus objetivos.

Este ritual me lo enseñó una gran amiga de la familia que es estudiosa y practicante de la metafísica. Consiste en escribir en una cara de una hoja lo que agradeces, lo que aprendiste y lo que te dé la gana sentir y pensar de este año que termina; en la otra cara debes escribir 10 propósitos, así sean deseos o metas, uno por uno, de manera que antes de escribirlos, hagas una imagen mental, lo reflexiones, veas su viabilidad y si lo es, lo dejes plasmado por escrito. Se vale equivocarte y volver a empezar o hacer un borrador. El chiste es que la tengas el 31 de diciembre. Una vez que tengas tu Wish List, guárdala en un lugar íntimo, y no la abras hasta el 31 de diciembre del próximo año, antes de guardar la siguiente Wish List jeje, lee con detenimiento lo que hace un año plasmaste, date cuenta de tus errores y aciertos, desaparécela y trata de construir una mejor Wish List para el año que comienza.

Lo mágico de este ritual es que sí es la primera vez que lo haces, descargas y repartes tus anhelos de una manera realista y congruente contigo mism@, y si es una reposición, te darás cuenta que la mayoría se cumplirieron, porque no se quedaron en fantasías y literalMENTE te apegaste a realizarlos, y los que no se cumplieron, es porque no estabas ni siquiera preparad@ para pedirlos, menos para recibirlos.

3.- Tres monedas: Comparte con los demás.

Este ritual me lo enseñaron mis padres, una pareja católica-agnóstica altamente tolerante y generosa con los demás. Consiste en tener 3 monedas de la misma denominación (de preferencia alta jeje) y alguna envoltura (un pedacito de papel aluminio por ejemplo) y durante el famoso conteo regresivo de fin de año, con o sin uvas y demás tradiciones, envuelve las monedas. Guárdalas durante todo el año en un lugar íntimo y que no se te vaya a olvidar. El próximo 31 de diciembre, recuerda sacarlas del escondite y regalarlas a tres personas distintas, pero tres personas que realMENTE les haga falta una moneda, como a un niño de la calle, a un indigente o en una propina por ejemplo, y cuando se las regales, dáselas en la mano, viéndolos a los ojos, con una gran sonrisa y deseándoles que sean felices con lo que les puedes en ese momento ayudar, sin lástima y con humildad.

La magia de este ritual es que agradeces por lo que tienes, has tenido y tendrás, y compartes con otros un poco, poníendote en sus zapatos y deseándoles felicidad.

Bueno, pues después del "ojo Remy" por escribir esto, les deseo con todo mi ser:

"Que este nuevo año 2010 les traiga no sólo lo que desean, sino lo que realMENTE necesitan"

Soñar es fácil, lo difícil es aceptar y recibir lo que llega o cambia en tu vida, intentando ser feliz y hacer variaciones de estos rituales durante todo el año.

La inteligencia con amor es un ritual diario...

Playeras Negro Disaster


Fraktal Radio (2004-2011) GRACIAS